Original Verse:
Job Chapter 24 Verse 24 Fueron exaltados un poco, mas desaparecen, Y son abatidos como todos los demás; Serán encerrados, y cortados como cabezas de espigas.

Reference Verses:
Salmos Chapter 37 Verse 10 Pues de aquí a poco no existirá el malo; Observarás su lugar, y no estará allí.
Job Chapter 30 Verse 4 Recogían malvas entre los arbustos, Y raíces de enebro para calentarse.
Salmos Chapter 73 Verse 19 ¡Cómo han sido asolados de repente! Perecieron, se consumieron de terrores.
Salmos Chapter 37 Verse 36 Pero él pasó, y he aquí ya no estaba; Lo busqué, y no fue hallado.
Job Chapter 20 Verse 5 Que la alegría de los malos es breve, Y el gozo del impío por un momento?
Salmos Chapter 92 Verse 7 Cuando brotan los impíos como la hierba, Y florecen todos los que hacen iniquidad, Es para ser destruidos eternamente.
Salmos Chapter 37 Verse 35 Vi yo al impío sumamente enaltecido, Y que se extendía como laurel verde.
Santiago Chapter 1 Verse 11Porque cuando sale el sol con calor abrasador, la hierba se seca, su flor se cae, y perece su hermosa apariencia; así también se marchitará el rico en todas sus empresas.
Santiago Chapter 5 Verse 1-3 [1] ¡Vamos ahora, ricos! Llorad y aullad por las miserias que os vendrán. [2] Vuestras riquezas están podridas, y vuestras ropas están comidas de polilla. [3] Vuestro oro y plata están enmohecidos; y su moho testificará contra vosotros, y devorará del todo vuestras carnes como fuego. Habéis acumulado tesoros para los días postreros.
Job Chapter 8 Verse 22 Los que te aborrecen serán vestidos de confusión; Y la habitación de los impíos perecerá.
Isaias Chapter 17 Verse 5Y será como cuando el segador recoge la mies, y con su brazo siega las espigas; será también como el que recoge espigas en el valle de Refaim.
Isaias Chapter 17 Verse 6Y quedarán en él rebuscos, como cuando sacuden el olivo; dos o tres frutos en la punta de la rama, cuatro o cinco en sus ramas más fructíferas, dice Jehová Dios de Israel.
Apocalipsis Chapter 14 Verse 14-20 [14] Miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del Hombre, que tenía en la cabeza una corona de oro, y en la mano una hoz aguda. [15] Y del templo salió otro ángel, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura. [16] Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz en la tierra, y la tierra fue segada. [17] Salió otro ángel del templo que está en el cielo, teniendo también una hoz aguda. [18] Y salió del altar otro ángel, que tenía poder sobre el fuego, y llamó a gran voz al que tenía la hoz aguda, diciendo: Mete tu hoz aguda, y vendimia los racimos de la tierra, porque sus uvas están maduras. [19] Y el ángel arrojó su hoz en la tierra, y vendimió la viña de la tierra, y echó las uvas en el gran lagar de la ira de Dios. [20] Y fue pisado el lagar fuera de la ciudad, y del lagar salió sangre hasta los frenos de los caballos, por mil seiscientos estadios.